3 consejos prácticos para FRACASAR vendiendo por Internet.

Vender por internet tiene ventajas impresionantes como ahorro de costos de promoción, logísticos, de operación, etcétera; también incrementa el alcance de nuestro negocio y refuerza el posicionamiento de nuestros productos.

 

Por otro lado, queremos darte una serie de consejos para que NO los sigas, a menos que tu objetivo sea fracasar al vender por internet.

 

1.- No des información oportuna y suficiente.

Los compradores tomamos la decisión de comprar un producto (o no hacerlo) mientras estamos detrás de una pantalla; a pesar de que en muchas páginas puedes interactuar con el vendedor, lo cierto es que uno de los aspectos más importantes a ser tomado en cuenta es la información detallada que el comprador potencial puede ver sobre el producto, esto generará real interés o lo descartará si no logra atrapar por completo su atención.

 

No le des información suficiente a tu posible comprador si deseas crearle desconfianza o si quieres perder la oportunidad de vender, recuerda que casi nadie compra a ciegas  y menos por Internet.

 

2.- No envíes tus pedidos en tiempo y forma.

Debes ser muy cuidadoso con tu logística, si ofreces determinados tiempos para la entrega del producto entonces deberás cumplirlo en pro de la satisfacción del cliente y con ello generar confianza y fidelización a tu negocio.

 

De la misma forma, si estableces que tu producto tiene ciertas condiciones y características deberás entregar justamente lo que ofreces o de lo contrario prepárate para recibir solicitudes de devolución y quejas pues tus clientes estarán insatisfechos con el producto o peor aún, se sentirán engañados.

 

3.- Esconde tus productos.

“El que no enseña no vende”, y bueno, hay algo de cierto en ello de lo cual podemos aprender. No nos referimos a publicidad agresiva (por decirlo de cierta forma) sino de tener tus productos DISPONIBLES en el lugar indicado y dirigidos a las personas indicadas.

Haz que tus productos estén disponibles a las personas que realmente estarían interesadas en ellos ya que si los diriges hacia un mercado que poco interés tiene en tus productos (o peor aún, no los diriges) casi con seguridad podríamos asegurar que sería lo mismo que tener tus productos guardados o escondidos al público.